Fundamentos Técnicos.
 
Club Universitario De Karate Do
Programa de deporte curricular
Licenciatura en Cultura Física y Deporte. Materia optativa.
Orígenes del Karate Do.
Inicios del Karate Do en Hermosillo.
Código de Ética
Reglas de Etiqueta.
Principios Físicos del Karate.
Fundamentos Técnicos.
Técnicas de Karate.
Entrenamiento por Grados.
Aprendizaje de Kata.
El Tigre como simbolo del Karate Shoto Kan
Actitudes Mentales.
Hábitos de Vida.
Album de Fotos.
Fotos de Maestros.
Bibliografía.
Enlaces.
Karate Camp 2013.
Fundamentos Técnicos.

imagen
AKIRA KUROSAWA (1910-1998).
ESCENA DE LA PELICULA RED BEAR (1965) DEL DIRECTOR A. KUROSAWA, FUE UNO DE LOS GRANDES CINEASTAS DEL SIGLO XX, APORTANDO SU ESCUELA DRAMATICA Y DE CONCIENCIA AL MUNDO,ALCANZANDO SU MAXIMO ESPLENDOR EN LA PELICULA LOS SUEÑOS.
EN ESTA ESCENA VEMOS AL ACTOR T. MIFUNE.
Fundamentos técnicos: kihon

Postura: tachikata
La columna vertebral deberá estar siempre erguida, los hombros relajados y los dedos de los pies apuntando hacia el frente, la cadera deberá estar ligeramente hacia arriba con los glúteos hacia adentro.

Desplazamiento: tai sabaki.
El desplazamiento se lleva a cabo con la cadera y se transmite el movimiento con el dedo gordo del pie pivote.

Rotación de la cadera: tandem
La cadera es el centro de gravedad del cuerpo y el origen del movimiento, el ombligo deberá estar ligeramente hacia arriba y el ano hacia adentro formando una línea recta hacia arriba de las dos partes en un ángulo de 45º.
En los bloqueos la cadera gira a 45º, y al contraatacar con el golpe gira a 90º.

Contracción y relajación: kime
Las técnicas de karate deben realizarse relajadamente, al momento del impacto ya sea defensa o ataque todo el cuerpo se contrae por medio de la respiración, por un lapso de décimas de segundo y nuevamente se vuelve a relajar el cuerpo, esto con el fin de proyectar la fuerza explosiva como el de una liga o resorte.

Respiración: kokyu
Es la parte más importante del karate, la respiración debe ser natural y rítmica, sin producir ruidos ni gestos innecesarios, la respiración es la energía que proyecta la fuerza, sus características; el ritmo, la relajación y contracción.

Momento de la técnica: hen'o
Este proceso es el último en desarrollarse, es el momento psicológico en el cual intuitivamente actuamos para defendernos y atacar, si pensamos lo que vamos a hacer, va a ser muy tarde para actuar, por eso los novatos saben las técnicas pero no conocen el momento adecuado para realizarlas, es importante por medio de las repeticiones llegar a grado de dejar de pensar y actuar intuitivamente.
Es importante perder el temor de fallar o el de ser golpeados, este proceso es el inicio del conocimiento intuitivo del karate do.


Forma y posición.

I; la importancia de una forma correcta.
Si la posición no tiene equilibrio y estabilidad al utilizar las técnicas para la defensa y los ataques, se rompe naturalmente la eficacia de estas. Es necesario, por tanto, una forma correcta y racional para no romper el debido equilibrio en cada circunstancia.
La posición de los pies en el karate manda en la forma del cuerpo inferior, la cual debe de ser correcta, para que pueda tener la técnica eficacia, precisión, velocidad máxima, armonía y fuerza. y, al mismo tiempo, el cuerpo superior, sobre todo la espalda, debe de estar recto y vertical al suelo y bien asentado sobre la cadera.
Un golpe fuerte y eficaz nace solamente de una forma firme y estable, pero dicha forma debe adoptarse únicamente en el momento de realizar la técnica y no debe mantenerse mucho tiempo, pues privaría de libertad al siguiente movimiento.

II; requisitos para una posición adecuada.

1; debe de conservarse siempre el equilibrio mientras se efectúa la técnica.
2; debe realizarse libremente el giro de la cadera.
3; la técnica debe poder utilizarse siempre con su máxima velocidad.
4; debe poder usarse la fuerza suficientemente a la vez que controlarla fácilmente.
5; deben utilizarse los músculos necesarios para realizar las técnicas de defensa o ataque, de forma que puedan cooperar las distintas masas musculares mutuamente.

Por todo lo enumerado, hay que saber que músculos se necesitan para ejecutar cada técnica, al igual que es necesario que la postura de todo el cuerpo se aúne en una buena estabilidad y armonía como base de una posición correcta.
Es decir, para poder realizar una buena técnica hay que conjuntar los pies, las piernas, el tronco, los brazos y las manos, cooperando y actuando todos ellos al unísono, trabajando únicamente los músculos necesarios en cada caso, quedando el resto relajados, según la intensidad o las circunstancias. Por eso se rompe la forma cuando se utilizan los músculos que no son necesarios o se añade la fuerza al movimiento inadecuadamente, rompiendo la debida cooperación entre los músculos y resultando una ejecución de la técnica sin poder concentrar adecuadamente la fuerza.
Manteniendo una buena y exacta postura se realiza una técnica con fuerza y velocidad, pero igualmente es necesario un adecuado control, el cual procede únicamente de una postura correcta y racional.
Por eso quisiéramos señalar que hay muchos estudiantes de karate que se hallan equivocados en muchos casos por no tener un conocimiento debido de la postura.
Por eso cuando los principiantes miran el combate libre de los avanzados, quieren imitar únicamente su apariencia externa de elasticidad, flexibilidad y ligereza, pero olvidando que si se descuidan en practicar las posturas fundamentales que requieren de paciencia y diligencia, solo los llevara a no poder profundizar en la técnica correcta.
imagen
TOSHIRO MIFUNE (1920-1997).
FILMOGRAFIA DE TOSHIRO MIFUNE, EXPERTO EN EL ARTE DEL IAIDO Y EL JUJITSU, FILMO PELICULAS HISTORICAS SOBRE EL JAPON MEDIEVAL DE LOS SAMURAIS, AKIRA KUROSAWA FUE EL DIRECTOR QUE DIO VIDA A ESTOS MOMENTOS HISTORICOS.
II; aplicación de la fuerza de la cadera.

El giro e impulso de la cadera.
La fuerza explosiva de los movimientos del karate está producida por el movimiento del tronco y especialmente por el impulso y giro de la cadera, que se acompaña de la torsión del cuerpo superior.
Por ello, la cadera, manteniendo siempre la misma altura, debe girar rápidamente y sin rigidez, al igual que lo hacen en otros muchos deportes, como el lanzamiento de peso, el golf o el béisbol.
Sin este movimiento las técnicas de golpes carecerían de eficacia, puesto que únicamente podrían aportar la fuerza del brazo, sin coordinar debidamente la del resto del cuerpo.


El giro de la cadera.
El poder generado por la rotación de la cadera nace de esta y, utilizando la columna vertebral como eje de giro, une a ella el pecho y los hombros en su impulso centrífugo, aumentando la fuerza y la velocidad del ataque, la cual a su vez se multiplica por la extensión súbita del brazo, cuyo puño alcanza el blanco.
así, en este movimiento de rotación, el cuerpo y los hombros actúan con la fuerza generada en el giro de volante, multiplicando la fuerza generada en el giro de cadera al igual que en las maquinas o en los coches, en los cuales la velocidad final de la rueda es superior al engranaje que la inicia.
En el giro de la cadera colaboran principalmente los músculos abdominales y los oblicuos, así como los abductores.
Si analizamos el movimiento de rotación, veremos que al girar la cadera hacia atrás, este giro es ayudado por los músculos del costado y los interiores del muslo izquierdo (abductores). Los músculos del costado derecho (oblicuos) y los del muslo derecho intervienen en el giro de la cadera hacia delante, cooperando en el trabajo los abductores y el bíceps femoral.
Debido a esta compleja intervención debe mantenerse en el giro de la cadera el sentido de la tensión adecuada de todos estos músculos, para evitar la rigidez del movimiento, que debe ser continuo y sin pausas ni tirones bruscos. Por ello, los músculos se hayan debidamente tensos acumulando la energía para disiparla en el momento de proyectar el golpe.
Para realizar con toda velocidad y potencia una técnica es necesario obligatoriamente el impulso rápido de la cadera, debiendo de practicar y perfeccionar continuamente el sentido del cambio, pues su velocidad en el giro no tiene límite.
Hay que insistir que este giro de la cadera es la fuerza motriz de la mayoría de las técnicas, por lo que su entrenamiento debe ser constante y durante muchas horas y tan necesario que si un alumno practicase diariamente cien veces la técnica del golpe inverso, sería mucho más eficaz realizarla únicamente cincuenta veces y las otras cincuenta dedicadas solo a realizar apropiadamente el giro de la cadera, con ello ganaría en velocidad y eficacia el mismo golpe.
Este movimiento de giro, que parece fácil en apariencia, no es así en realidad, por ello debe de tomarse atención a las indicaciones del instructor y repetir los movimientos una y otra vez y con gran constancia, luchando contra la monotonía, para entender el sentido del giro de la cadera que es esencial en el progreso del karate do.

El empuje de la cadera.
El empuje de la cadera cumple una misión tan importante como el giro de la misma; por ejemplo, al avanzar un paso para mantener la debida distancia con el contrario o momentos después de realizar una patada frontal y cuando el contrario esquiva retrocediendo, el impulso de la cadera permite atacar de nuevo antes de que el rival pase al contraataque.
Del momento de realizar este empuje depende la eficacia del siguiente movimiento y en competición se puede ver frecuentemente su utilización.
El empuje de la cadera al avanzar parece sencillo, pero no lo es en realidad; en este acto, la cadera debe impulsar adelante el cuerpo superior, sirviendo la pierna delantera como apoyo se acerca la pierna de atrás junto con el cuerpo superior y ese pie de apoyo empuja al suelo con fuerza y hacia atrás, produciendo una reacción similar a la de los aviones a propulsión y proyectando el cuerpo y el pie que avanza hacia delante.
El pie de apoyo suministra su fuerza por la contracción de los músculos extensores y con dicha reacción impulsa el cuerpo al frente, el avance del cuerpo se produce por la fuerza del empujón que procede en oblicuo desde el suelo y la velocidad de avance proviene de dicha fuerza de empuje y de la dirección en que actúa. Por ello, debe presionarse al suelo con fuerza y contra mayor sea la contrapresión del suelo contra el pie el movimiento será más rápido y rítmico.
Al avanzar el cuerpo, debe de hacerse de forma que el tronco este vertical al suelo y firmemente asentado sobre la cadera, pero la fuerza motriz del movimiento de la cadera al frente es el impulso energético del pie de apoyo en oblicuo hacia el suelo. Así, el movimiento al frente de la cadera no es únicamente avanzar el pie, sino el impulso del pie de atrás que lo proyecta por transformación en la fuerza horizontal que dirige el movimiento.
Si el ángulo de inclinación de la fuerza oblicua de impulso es grande, la fuerza horizontal transformada aumenta, pero hay que saber hasta dónde puede inclinarse el cuerpo, según la posición y la distancia con el objetivo, si se inclina en exceso hacia delante se pierde el equilibrio y el movimiento es ineficaz.
imagen
Sensei Koyama, demostración de defensa personal contra cuchillo. WSKCH. Phoenix AZ.
III; el equilibrio y el centro de gravedad.

El equilibrio es esencial en la práctica de todos los deportes, puesto que dé él depende la estabilidad. Para conseguir una buena estabilidad, lo ideal es mantener una amplia área de apoyo en torno a ambas plantas, evitando que salga de ellas el centro de gravedad, aunque cambie de situación al acompañar los movimientos de pie o de la mano.
Cualquiera que sea la técnica realizada, los pies se asientan firmemente en el suelo y debe procurarse que el centro de gravedad se proyecte sobre el centro de la zona base. a la vez, todas las partes del cuerpo deben hallarse coordinadas en el mismo propósito, cooperando a él. En este caso, el equilibrio se mantiene perfectamente y las técnicas se realizan con toda eficacia.
Por el contrario, si el centro de gravedad cae al borde de la zona base es difícil mantener el equilibrio y si esta desplazado fuera de este se rompe la armonía, perdiendo la estabilidad y cayendo finalmente.
Aunque se realicen las técnicas con fuerza, estas no serán eficaces al dispersarse la dirección en la que se proyecta el ataque. Igualmente no pueden compaginarse diversas técnicas sucesivas si en una de ellas falta el equilibrio. En las técnicas de defensa es esencial mantenerlo ante el ataque del adversario, para poder realizar un bloqueo efectivo.
Al realizar las técnicas de pie el equilibrio es vital, puesto que el centro de apoyo disminuye al situarse únicamente sobre una sola base.